¿Como evitar las regurgitaciones?

regurgitaciones1La regurgitación se puede presentar inmediatamente tras la toma o incluso 2-3 horas después. Esto es debido a que el vaciamiento gástrico (del estómago) en el lactante menor de seis meses es relativamente lento, por ejemplo, después de una toma de leche, a los 35 minutos solo habrá pasado del estomago al intestino aproximadamente el 20 por ciento de la misma y a las dos horas entre el 80-90 por ciento del volumen ingerido.
Tanto la regurgitación como el vómito suelen mejorar notablemente en los primeros seis meses de vida y desaparemal 29cen antes del año de edad. Ambos procesos son manifestaciones clínicas de lo que los pediatras denominamos reflujo
gastroesogáfico.
Estas regurgitaciones son indoloras, además, la curva de crecimiento de peso y talla, sigue una evolución ascendente.

La regurgitación ocurre después de la alimentación láctea y es más frecuente en la posición supina (boca arriba) o al incorporar al niño desde dicha posición.
El reflujo patológico (enfermedad por reflujo) suele presentarse en un cinco por ciento de los niños y manifiestan, en general, una mayor frecuencia de sus episodios de regurgitación/vómitos, coincidiendo en muchas ocasiones con periodos de ayuno e incluso mientras duerme. En algunos de estos niños puede observarse:

● Esofagitis: el lactante estará irritable, con llanto persistente, duermedesaparemal y rechaza el alimento debido al
dolor que se produce en su esófago al tragar.

● Síntomas respiratorios: el bebé puede tener neumonías o bronquitis de repetición, tos persistente —especialmente nocturna—, e incluso apneas (pausas breves en las cuales el lactante no respira). Todo ello se produce como consecuencia de la aspiración dentro de pulmón/bronquios del alimento regurgitado o vomitado.

● Falta de medro: es decir, fallo en el desarrollo del niño (poca ganancia de peso).


MEDIDAS ÚTILES
Los síntomas del reflujo tienden a resolverse espontáneamente en un alto porcentaje de los lactantes a lo largo de los primeros meses de vida, mientras tanto podemos llevar a cabo una serie de medidas que podrán ayudar a evitar o minimizar los episodios de vómitos y regurgitaciones.

● En el momento de dar la toma a tu hijo intenta que el entorno sea cómodo y confortable, para que al realizar la toma esté lo más relajado posible.

● Coloca al lactante en decúbito prono (boca abajo, excepto en niños con riesgo de muerte súbita del lactante) levantando la cabecera de la cuna unos 30 grados o bien en la posición decúbito lateral derecho. No es recomendable el uso de la posición supina en 45-60 grados, como tampoco el empleo de sillas en las que el niño queda semisentado en más o menos 60 grados, ya que aumentan la presión sobre el abdomen y favorece que regurgite aún más.

● Aliméntalo en posición vertical (evita darle la toma si está tumbado).

● Dale menos volumen de leche en las tomas y hazlas con mayor frecuencia. Aunque puede no resultar útil en el cien por cien de los casos, espera por lo menos dos horas y media entre una toma y la siguiente, porque este es el tiempo que el estómago tarda en vaciarse.

● Después de la toma mantén al niño en una posición “lo más erecta posible” (con su cabeza apoyada en nuestro hombro) para evitar que regurgite favoreciendo, además, de esta forma el eructo.

● No le muevas ni le agites después de la alimentación.

Artículo